Project Management Office: Asegurando el retorno de la inversión

¿Cómo asegurar el retorno de la inversión?

En estos   últimos   años,   la   gestión   de proyectos    ha    sido    partícipe    de    una evolución interesante. Más empresas  van tomando conciencia del valor institucional que añade la implementación de metodologías en la  gestión  de proyectos,  programas  y  portafolios organizacionales.

Estos      esfuerzos      se      ven recompensados en el cumplimiento de objetivos y estrategias   corporativas,   permitiéndoles   alinear esfuerzos    que    mejoren    la    calidad    de    las inversiones.

Este  cambio  de  paradigmas  en  las  empresas  de todo    el    mundo,    viene    dándose    de    manera progresiva  y  Latinoamérica  no  es  ajena  a  ello.  Si bien  es  cierto  que  aún  no  alcanzamos  un  nivel importante de maduración en las PMO de la región;   sin   embargo,      va   gestándose   un   trabajo importante  en  la  construcción  de  una  identidad escalable  y  metodologías  más  afines  a  la  realidad de  las  empresas  de América  Latina,  basadas  en buenas  prácticas  y  modelos   reconocidos   en  el mundo.

El  manejo  de  la  complejidad  que  involucra  la implementación de una Oficina de Proyectos en la gobernanza organizacional,  la asignación de roles,  responsabilidades,  recursos  y  la  conformación  del equipo suelen ser puntos importantes  de discusión en     este     proceso     inicial,     pues     marcan definitivamente     la     propuesta     de     valor     e importancia   que   la   organización   asigna   a   este departamento.

El conservadurismo en la planificación de los roles  de  esta  oficina,  lleva  muchas  veces  a  subvaluar  el papel principal de una PMO empresarial: Asegurar el retorno de la inversión.

El  común  de  oficinas  de  proyectos,  suelen  asumir principalmente roles de control. Invierten tiempo, dinero  y  recursos  en  la  generación  de  plantillas, recorriendo  y  explorando  procesos  a  lo  largo  de los   proyectos,   revisando   indicadores,   pero   sin canalizar  de  manera  eficiente  el  máximo  impacto organizacional del proyecto.

El  desempeño  de  la  PMO  debe  estar  orientado  a una  gestión  de  portafolio  eficiente,  estableciendo políticas  claras  que  delimiten  de manera  concreta la  ejecución  de  proyectos  dentro  de  la  empresa. Un    sistema    de    gestión    de    iniciativas    bien estructurado puede facilitar la toma de decisiones y  canalizar  propuestas  debidamente  alineadas  a los  objetivos  empresariales  y  que  estas,  puedan verse  influenciadas  por  criterios  de  elaboración, evaluación          y          selección;          previamente estandarizados por la oficina de proyectos.

Ahora  bien,  el  tener  las  reglas  claras  no  asegura que  una  PMO  pueda  certificar  el  retorno  de  la inversión,  pero  mejora  las  condiciones  para  que los   proyectos   sean   más   eficientes   desde   su selección.  Es  vital  aún,  el  seguimiento  continuo  y el  constante  soporte  a  los  proyectos  asignados  a través  de  una  plataforma  integrada  de  gestión empresarial  que  esté  liderada  por  la  PMO  y  que busque rentabilizar cada esfuerzo de la compañía.

Por: Cristhian Jose Luis Arias Venturo, CAPM®, CSM®.

Puede ver este artículo en el boletín mensual del Capítulo PMI Antioquía de Colombia